La «disciplina militar» que forja los mejores directores de hotel